Category Archives: Internet, Radio y Tv

Objetivo: Un millón de ciclistas

1000000Frente a los veintidós millones de ciclistas franceses, los usuarios de la bici en España, según el último “Barómetro Anual de la Bicicleta”, ha alcanzado los tres millones en 2011. Si contamos también el número de los españoles que utilizan la bici con alguna frecuencia, la cifra alcanzaría ya los quince millones y medio. La Coordinadora ConBici, se ha propuesto como objetivo aumentar en un millón más el número de usuarios de las dos ruedas en el 2015.

Para lograr ese objetivo, hay que poner en marcha y desarrollar algunas medidas, que, desde el desarrollo de leyes y reglamentos, hasta la sensibilización en la escuela o el compromiso de los Ayuntamientos y otras instituciones, garanticen el éxito de esta apuesta por una nueva manera de movilidad.

Par empezar, debería mejorarse la seguridad vial de los ciclistas otorgando a la bici el papel de vehículo preferente en las ciudades, a través de reformas legislativas. El proyecto de Ley de Tráfico y el Reglamento General de Circulación, se ha consensuado y esperemos que pronto se convierta en una normativa clara y que otorgue a la bici un trato preferente. Además de la normativa legal, es necesaria la creación de “Ciudades 30”, que garanticen la movilidad sostenible: una ciudad 30 es una ciudad segura, calmada, una ciudad para el disfrute de peatones y ciclistas.

Un punto fundamental en el uso de la bici es el de la intermodalidad. Tras el eslogan “la bicicleta para la última milla”, se pretende facilitar el acceso a los trenes y a las estaciones y mejorar las posibilidades del uso de la bici en el transporte público. Poder llevar bicicletas en todos los trenes y a todas horas, ofrecer la posibilidad de llevar bicis en las líneas de autobuses o que el costo del transporte de la bici sea cero (en algunos medios de transporte público, se cobra el billete de la bici) son propuestas que, sin duda, mejorarían la intermodalidad.

Es necesaria también la creación de una red de grandes ejes viarios ciclistas a escala estatal, que pueda usarse también como vías cicloturísticas. El cicloturismo es una de las actividades de ocio cuya demanda crece sin cesar. En Alemania, por ejemplo, el turismo de bicicleta factura más de nueve mil millones de euros al año y da empleo, directo o indirecto a casi doscientas mil personas.

Habrá que contemplar políticas que favorezcan, no solo la imagen de la bicicleta como transporte responsable, solidario y sostenible, desde las administraciones, sino también prácticas que incentiven el uso de las bicicleta con programas como el británico “cycle2work”, que financian la compra de bicis y se traducen en una reducción de costes y en ventajas fiscales para sus usuarios (empresas y trabajadores). El ejemplo de las Administraciones es fundamental. Hace unos pocos meses veíamos a una Consejera de este Gobierno regional desplazarse en bici y hemos comprobado cómo la Asamblea Regional dispone ya de un aparcamiento para bicicletas. Representantes de los ciudadanos, alcaldes y concejales, deberían asumir que la bicicleta es el futuro de la ciudad y de los ciudadanos. El mayor número de bicis en nuestras ciudades nos traerá ventajas menos accidentes y un tráfico más calmado, un medio ambiente limpio y libre de malos humos una población más sana y saludable, mayor calidad de vida, un nivel elevado de bienestar y una ciudad más vivible, más humana, más solidaria.

Fernando Cerecedo – Ana Sobremazas

Aqui puedes escuchar el audio del último programa radiofónico “Gente ConBici” de ONDA CERO:

Llevar a los niños en la bici

“Un padre denunciado por llevar a sus hijas al colegio en bicicleta”… así aparecía hace unas semanas la NOTICIA en todos los diarios, en un insólito e incomprensible caso de vacío legal que sigue existiendo en España en lo que se refiere a la bicicleta y su normativa legal.

alcole

Este ha sido el tema tratado en el último espacio radiofónico de “Gente Conbici”, los distintos tipos de complementos y dispositivos para transportar a los más pequeños en nuestra bici, la homologación y las normativas que muchas veces confunden más que definir lo que debería ser algo natural y común, como lo es en todos los países europeos, donde la norma ya está aplicada hace años en este sentido.

Muchos padres dudan a la hora de elegir el mecanismo o acoplamiento adecuado para transportar a sus hijos, en función de la seguridad y la normativa. Así como en otros lugares, por ejemplo, los niños pueden ser adaptados en un remolque arrastrado por la bici, en España no está permitido, por eso que es necesario definir claramente la legislación y adaptarla a la de nuestros vecinos europeos. La DGT ya tiene un borrador con estas y otras normas, pero como siempre viajan a velocidad muy lenta.

Dentro de los distintos tipos de acoplamiento de sillitas de niños, la más común y la más extendida es la trasera, donde el pequeño viaja sentado detrás del ciclista, con los pies recogidos y atado con un cinturón, donde la principal ventaja, además del precio es la comodidad de adaptarlo y de encontrarla en el diferentes establecimientos, sin embargo tiene otros inconvenientes, como el hecho de que te puedas caer de la bici y al mismo tiempo también el niño, o quedar demasiado encajonado detrás de la espalda del ciclista, donde su campo visual se reduce considerablemente. Últimamente se van viendo otras sillas adaptadas por delante del manillar de la bici, donde el niño tiene mayor visión y al mismo tiempo el ciclista puede vigilarle mucho mejor.

Los carritos, usados a menudo en muchos países , son uno de los mejores medios para transportar a uno o dos niños, siendo mucho más seguros, más amplios y cómodos para los más pequeños, pero que sigue siendo uno de los que no están dentro de la normativa actual en España. Existen barras para arrastrar la bici de los más pequeños y algunas bicicletas especiales con cajones y sillas adaptadas, fabricadas especialmente para el transporte de bebés y de niños.

Es necesario que la normativa se modifique cuanto antes en este sentido y poder utilizar los distintos dispositivos que existen en el mercado, como ya llevan haciéndolo hace tiempo otros países de Europa.

Aquí el audio del programa:

La bici pública I

bicipublicaLa bicicleta pública es un sistema de préstamo o alquiler de bicis, con diferentes modalidades, puesto en marcha por los ayuntamientos o mancomunidades principalmente. Se trata de una oferta de bicis para usar en espacios públicos y para realizar desplazamientos urbanos dentro de un ámbito territorial determinado. Tenemos el ejemplo de Santander y de su sistema TUS-BIC implantado hace unos pocos años, con más de doscientas bicicletas y unas quince estaciones, desigualmente repartidas a lo largo de la geografía urbana de nuestra ciudad.

La bici pública comienza su andadura a comienzos de este milenio. Los primeros sistemas se implantan ya en el año 2000 y su crecimiento es muy lento hasta que, a partir del 2007, con La puesta en marcha del sistema de bicis públicas en Barcelona (“Bicing”) y París (“Vélib’”) se produce un salto cuantitativo y un crecimiento sostenido de los sistemas de bicis públicas. En España casi doscientos municipios disponen de este sistema: todas las capitales de provincia o autonómicas, excepto Madrid.

Las bicicletas públicas aportan una serie de beneficios tanto directos como indirectos a la ciudadanía. En primer lugar, se incrementa el uso de la bicicleta al haber un número mayor de bicicletas disponibles para circular en ellas. Es evidente la ecuación de que a mayor número de bicicletas en las calles, menos es la congestión y los embotellamientos en el tráfico. También disminuye la contaminación acústica, calmando el ruido ambiente urbano

Son otra opción más dentro del transporte sostenible en las ciudades: su uso puede combinarse con otros medios de transporte privados o públicos. En las ciudades representa un gran atractivo turístico: ofrecen la visita a la ciudad a un ritmo ideal, con la posibilidad de llegar a cualquier punto de la misma y de detenerse en los lugares más emblemáticos, proporcionándonos autonomía y libertad.

Las bicicletas nos permiten hacer un ejercicio cardio saludable, apto para todas las edades y para cualquier condición física. Todos mayores y pequeños pueden andar en bicicleta. Para todos es una forma barata de mantenerse en forma y de prevenir el sedentarismo, una de las causas del sobrepeso y la obesidad. Las bicis públicas están al alcance de cualquiera por un precio moderado, disponibles día y noche en un lugar próximo.

Tienen también unos innegables beneficios económicos. Por un lado, los sistemas públicos pueden llegar a financiarse a través de la publicidad en las bicis. El ejemplo de Londres, donde las bicis exhiben la publicidad de un gran banco, quizás sea el más conocido por todos. Su reparación, mantenimiento, puesta al día, localización, traslados de un lugar a otro, el mantenimiento de los sistemas informáticos, la gestión de su uso son solo algunos de los ejemplos que se nos ocurren de puestos de trabajo vinculados a la bici pública.

El audio del programa:

 

Prejuicios, mentiras y bicicletas

Este ha sido el tema tratado en el último programa “Gente ConBici”:

“…los peores enemigos de la bicicleta en el medio urbano no son los coches sino los prejuicios en contra de su uso” Margot Wallström, ex Comisaria europea de Medio Ambiente.

¿Quién de nosotros en alguna ocasión no ha usado como excusa algunos de los siguientes argumentos para no usar la bicicleta?

Mucha gente cree que el clima es un factor determinante a la hora de dejar la bici en casa.
– ¿Cómo voy a ir en bicicleta si llueve mucho en esta ciudad, si donde vivo hace mucho frío, si el calor del verano es abrasador…?
Al Norte de Europa, donde el uso de la bici está extendidísimo, las condiciones climáticas son más duras que entre nosotros. Llueve en Amsterdam, nieva en Copenhague, se hielan las calles de Gottemburgo o de Berlin y, sin embargo, un importante porcentaje de los desplazamientos dentro de estas ciudades se hacen en bicicleta. Por poner dos ejemplos climatológicamente distantes: con más de 2700 horas de sol al año en Palma de Mallorca, solo un 2% de los desplazamientos se realizan en bici, frente al 15% de Berlín, que tiene 1650 horas de sol anuales.

Ciclistas y bicicletas cuentan con un equipamiento suficiente como para afrontar condiciones climatológicas adversas: desde todo tipo de ropa de agua, hasta frenos de tambor o contrapedal suficientemente fiables con el pavimento y los neumáticos mojados o, en casos extremos, cubiertas de invierno o ruedas para el hielo.

La topografía del terreno, como un elevado desnivel, puede también dificultar el uso de la bici. Nuestra ciudad no es la única ciudad con cuestas. En Salzburgo, por ejemplo, con una topografía tanto o más accidentada que la nuestra, las políticas de planificación urbana y mentalización han hecho aumentar de manera exponencial el número de usuarios de la bici. Existen además, equipamientos urbanos suficientes –tales como ascensores, rampas o escaleras mecánicas, para salvar las pendientes urbanas. No hay que olvidar tampoco que las bicis tienen un sistema de transmisión de cambios que pueden ayudarnos bastante en el pedaleo cuesta arriba y, en último caso, siempre nos queda el recurso de las bicicletas eléctricas.

Si hablamos de distancias, la bicicleta es el mejor vehículo para recorrer a diario distancias entre los cinco y los ocho kilómetros. Su velocidad media en algunas ciudades con problemas de tráfico supera a la de los coches y algunos estudios demuestran que una gran parte de los desplazamientos, incluso en ciudades grandes, se producen dentro de un área inferior a cinco kilómetros. En las áreas metropolitanas donde, además, las redes de transporte público son muy densas, se puede combinar la bici con el transporte público: trenes, metros, tranvías…

Que las bicicletas no tienen la capacidad de carga de un vehículo es evidente. Sin embargo, las pequeñas compras cotidianas pueden muy bien hacerse en bici. Existen en el mercado numerosos modelos de alforjas y cestos para el transporte de objetos personales. Hay sillas para niños suficientemente sólidas seguras. Se ven cada vez más remolques para llevar cómodamente a los pequeños o, simplemente para carga. Los técnicos de algunas empresas realizan las salidas para las reparaciones dentro de los cascos urbanos en bici, los mensajeros en bici son cada vez más demandados y hay una amplia gama de bicis “cargo” equipadas con grandes cestas para la entrega de pedidos a domicilio.

A veces se aduce la mala calidad del aire que se respira yendo en bici. Y parece que no es cierto. Hay estudios que demuestran que los conductores dentro de sus vehículos están expuestos a la misma contaminación que en la calle. Los humos y sus componentes perniciosos se cuelan por todas partes.

Hay otros prejuicios que tienen que ver más con la mentalidad: la cultura de apego al automóvil, por ejemplo. Estas últimas décadas se ha identificado al automóvil como un símbolo de estatus, casi de poder, sobre todo en países que, como España han alcanzado el desarrollo más tarde que los países del entorno. Pero en estos momentos en los que la posesión de un automóvil nos iguala a todos, las diferencias hay que buscarlas en otros aspectos de la calidad de vida: el tiempo que empleo y la manera en la que me desplazo a mi trabajo, la calidad de mi ocio y mi tiempo libre son solo dos ejemplos.

Acabemos con otros prejuicios: la bici no es solo para chicos, ni es para gente joven con una buena condición física. La bici es para todas las edades, los niños pueden andar en bici y las personas mayores también. No necesitamos ponernos un maillot de colores, ni pensar en subir el Toumalet en una contrarreloj contra nosotros mismos. Podemos subirnos a la bici elegantemente vestidos para ir a nuestro trabajo en una oficina o en una escuela. Podemos adecuar el ritmo de las pedaladas a nuestro ritmo y respiración e incluso podemos bajarnos de la bici y empujarla si la pendiente que sea, nos supera. No pasa nada…

Fernando Cerecedo – Ana Sobremazas
(Agradecemos también a Mikel Cadiñanos sus sugerencias sobre la manera de superar algunos prejuicios sobre la bici).

Audio del programa:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas info

ACEPTAR
Aviso de cookies