Category Archives: ¿Por qué la bici?

XIII Congreso Ibérico “A Bicicleta e a Cidade”

El Congreso Ibérico de “La bicicleta y la ciudad” se viene celebrando alternativamente cada año entre España y Portugal. En esta ocasión el XIII Congreso “A Bicicleta e a Cidade”  se celebrará entre los días 29 de abril y 1 de mayo en la ciudad portuguesa de Vila Nova de Gaia (Oporto).

Para más información: http://www.fpcub.pt/2016/02/xiii-congresso-iberico

Inscripciones: http://www.fpcub.pt/xiii-congresso-iberico-a-bicicleta-e-a-cidade/inscricoes

congreso_iberico16

Ladrón de bicicletas

Ladrón de bicicletas

Como en la famosa película de Vittorio de Sica, cualquiera puede encontrarse en la misma situación del protagonista al que le roban su bici, que intenta recuperar en vano a lo largo de la historia. La realidad, que siempre supera a la ficción, nos dice que, desgraciadamente, el robo de bicicletas en un hecho muy real que se produce con cierta frecuencia: según el barómetro de la bicicleta del año 2011 un 17,4% de los propietarios de bicis ha sido objeto de robo en una o más ocasiones y es una tendencia al alza en los últimos años. El robo de la bici es una de las mayores preocupaciones de los usuarios de las bicicletas y por eso mismo, dos terceras partes de ellos toman algún tipo de precaución contra el robo: la mayor parte de ellos opta por un candado, frente a otras opciones minoritarias como simplemente vigilarla o guardarla.

Podemos seguir algunas pautas sencillas para evitar que nos roben nuestra bici. En primer lugar vamos a fijarnos en el lugar donde atarla. Debe atarse siempre a elementos rígidos y fijos. Lo ideal son los aparcabicis en forma de “U” invertida. No se debe atar la bici al mobiliario urbano (árboles, vallas, postes…) si hay un aparcabicis cerca. En ningún caso la bici amarrada debe estorbar el paso de los peatones. Se debe atar por el cuadro y fijando las dos ruedas con dos candados: uno para la rueda delantera y otro para la rueda trasera. Hay que atar la bicicleta lo más alto posible para evitar usar el suelo para hacer palanca o para romper el candado contra el pavimento.

En cuanto a los candados tenemos varios tipos con resultados diferentes en cuanto a seguridad. De mayor seguridad son los candados rígidos en forma de “U”. Los hay de diferentes materiales, calidades y grosores, pero, en general, son los de mayor resistencia al corte. Las cadenas ofrecen una altísima seguridad, pero tienen un enorme inconveniente: son muy pesadas. Los candados de tipo “pitón”, al contrario de lo que pueda parecer a simple vista son menos seguros y pueden quebrarse por las articulaciones. Los más populares, los de cable trenzado son más disuasorios que efectivos: se cortan en segundos con herramienta muy simple. Como candado complementario se puede usar uno de bloqueo para la rueda trasera. Escogeremos llaves planas y largas para los candados. Son más seguras que las redondas y cortas y que las claves numéricas.

Y hay algunas cosas que no debemos olvidar por la seguridad de nuestra bici: ningún seguro cubrirá el robo de nuestra bici en la calle (quizás algunos seguros del hogar cubran su robo en determinadas situaciones –dentro de la casa, o del garaje, si el robo es con violencia, aunque con la correspondiente documentación que lo acredite: facturas, denuncias…), así que:

o Hay que guardar la factura de compra y anotar en ella el número de serie de la bicicleta. Todas las bicis tienen uno y es improbable que haya dos bicis con el mismo número de serie. Será útil también tener una foto de la bici

o Es mejor sustituir los cierres rápidos de algunos elementos (sillín ruedas…) por tuercas fijas de manera que ningún elemento pueda desmontarse sin herramientas.

o Atar siempre la bici, por muy corta que sea la parada.

o Dejarla siempre donde se vea, en espacio transitados, nunca en zonas apartadas, callejones donde no pasa nadie o lugares poco iluminados.

o Guardar la bici por la noche en casa, en un garaje o trastero.

o Siempre denunciar el robo a la Policía

o No comprar bicis o piezas de bicis robadas o cuya procedencia no esté clara para no alimentar el mercado de bicis robadas.

La Administración puede colaborar en evitar el robo de bicis con la creación de plazas de aparcamiento para bicis, seguras y vigiladas, en estaciones, zonas de tránsito o parkings públicos. Se debe impulsar así mismo por parte de las administraciones un registro de bicicletas, donde el propietario pueda acreditar su compra, notificar su venta y que facilite las gestiones de recuperación de la bici robada.

Fernando Cerecedo – Ana Sobremazas

La bici pública II

Este fue el tema tratado en el programa radiofónico “Gente Con Bici” (Audio del programa del día 13/4/12):

La instalación de sistemas públicos de bicicletas ha hecho este vehículo visible en las ciudades. De ser un vehículo prácticamente inexistente y marginal en nuestras calles ha pasado a tener una presencia significativa, sobre todo en algunas ciudades como Sevilla, Valencia, Bilbao o La Coruña.

Entre los numerosos beneficios indirectos del uso de la bici, tanto pública como privada está la reducción de los costes sanitarios globales. La bicicleta es un ejercicio cardiosaludable y adecuado para todo el mundo. Favorecerá la prevención de algunas enfermedades o males de nuestro tiempo como la obesidad o el estrés, al mismo tiempo que, al mejorar la calidad del aire, reducirá problemas alérgicos y respiratorios vinculados al aire contaminado de nuestras ciudades.

Las infraestructuras para la bicicleta no necesitan de grandes inversiones, al contrario, promover su uso depende n buena parte de la voluntad política de los gobernantes. Una reordenación del tráfico, nuevas ordenanzas de circulación, la creación de zonas 30 o de calles semi-peatonales, son solo ejemplos de algunas propuestas que no conllevan grandes dispendios económicos y que, además tienen la ventaja añadida de redundar en una imagen positiva de la ciudad: la de una ciudad que apuesta por la sostenibilidad y por el medio ambiente, por el bienestar de sus ciudadanos. Una apuesta también por la seguridad, no solo de los ciclistas, sino también de los peatones al disminuir de manera exponencial los accidentes de tráfico en el medio urbano.

Hay que considerar, no obstante algunos puntos débiles susceptibles de mejora. Uno de ellos tiene que ver con la redistribución de las bicis en los distintos puntos de entrega y recogida. En algún caso hay una descompensación entre unos puntos y otros de las ciudades: las partes más altas frente a las partes más bajas o el centro frente a la periferia, lugares donde tienden a acumularse las bicis y saturar las estaciones en detrimento de otras vacías.

En otras ocasiones se trata de un servicio infrautilizado: la oferta es mayor que la demanda, en ocasiones por la estacionalidad de su uso, como en lugares turísticos, sobre todo costeros que multiplican su población en verano. A veces, una mala planificación horaria del servicio, por ejemplo, la oferta solo durante el día en horario limitado, hace que se desaproveche la posibilidad del uso de las bicis públicas.La mala calidad del material que se deteriora rápido o al que no se le hace un mantenimiento correcto acaba por cansar y por disuadir a los usuarios del servicio de bicis públicas.

Los gastos que conlleva la implantación de un sistema de bicis público son también elevados y en estos momentos de crisis económica serán difícilmente abordables por las administraciones municipales. Según datos del último encuentro sobre la bici pública, el coste inicial de cada bici puede estar entre los 2500 y 3000 euros y a ello hay que añadirle los posteriores gastos de mantenimiento de equipos y estaciones, sistemas de gestión, software, puesta al día, gastos causados por vandalismo, como roturas, daños, robos…

La bici pública es solo un paso más en la política de movilidad sostenible, pero no lo es todo. Es necesaria una política global que contemple la educación vial para automovilistas, peatones y ciclistas. La Administración debe comprometerse en políticas que involucren a todos los ciudadanos en la responsabilidad y en el compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente.

Fernando Cerecedo – Ana Sobremazas

ATENCION… ¡ZONA 30!

velocidadesimpacto

La llamada “Zona 30”, es un tipo de área urbana en la que la velocidad máxima permitida es de 30 km/h, donde se persigue principalmente el calmado del tráfico y hacer más visible y segura la presencia de peatones y ciclistas, así como mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en general.

Santander se ha apuntado recientemente, como otras muchas ciudades de España a las denominadas “zonas 30” y ha incorporado diversas calles dentro de esta denominación, que son poco transitadas por vehículos a motor, que no suelen ser arterias principales, de un solo sentido de circulación y que están señaladas como prioridad peatonal en la mayoría de los casos. Así nos podemos encontrar tres tipos de zonas 30 en la ciudad:

  •  Calles con acera y calzada al mismo nivel, prioridad peatonal y pavimento especial, normalmente empedrado (como por ejemplo: General Mola, Hernán Cortés…)
  •  Calles de prioridad peatonal, donde está permitido el estacionamiento, estando normalmente la calzada y la acera a distinto nivel (como la calle Floranes).
  •  Calles sin prioridad peatonal, donde simplemente se limita la velocidad a 30 km/h (como las calles Vargas o San Luis)

Son muchas las ventajas que puede ofrecer la incorporación de zonas 30 en la ciudad, principalmente ese calmado del tráfico, que redundará en una mejor calidad de vida para todos, donde el coste en infraestructuras será mínimo, donde habrá una mayor seguridad vial, tanto para peatones como vehículos, reduciendo atropellos, donde se repartirá mejor el espacio para todos, donde se reducirá el ruido y la contaminación… lugares, en definitiva, que harán nuestra ciudad mucho más habitable.

Aquí puedes escuchar el audio del programa:

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas info

ACEPTAR
Aviso de cookies