Queridos Reyes Magos: este año, me pido una bici…

Una bici… Uno de nuestros sueños más recurrentes de la infancia y uno de los regalos estrella de estas fechas.

Una bici es la suma de seis elementos: cuadro, sillín, manillar, cadena, dos ruedas y pedales. Ahora bien… ¿qué tipo de bici escoger, cuál es el tamaño adecuado, qué tipo de manillar es el más cómodo…? Todas estas cuestiones –y otras, nos asaltan a la hora de elegir una bicicleta.

Debemos pensar, en primer lugar para qué queremos la bici: no se trata de un mero juguete: es algo más serio, es mucho más que eso. Se trata de un medio de transporte para desplazarnos, para ser más autónomos, mejorar nuestra movilidad y también para divertirnos. La primera cuestión que debemos tener en cuenta es e tamaño de la bici. Las bicis han de adecuarse a la talla de quien las maneja: ni demasiado grandes, ni demasiado pequeñas. Un tamaño inadecuado puede causar molestias o lesiones en su manejo. Es importante dejarnos aconsejar respecto a la talla por un experto.

Hay que buscar también la relación entre la calidad y el precio: una bici muy barata puede que no ofrezca garantías de solidez, que sus componentes no estén homologados, que no sean incluso seguros o estén suficientemente probados. Tampoco una bici muy cara, puede que sea la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Entre las diferentes opciones que se ofrecen para los diversos usuarios, si pensamos en los más pequeños, podemos cosiderar las nuevas bicicletas sin pedales con las que los niños aprenden a mantener el equlibrio sobre las dos ruedas. A partir de los 90 centímetros de altura, se puede considerar ya la adquisición de una bicicleta –con o sin ruedines- con ruedas pequeñas y cuadro rebajado para poder subir y bajar con facilidad. Estas bicis, aunque sean para niños, deben distar de tener una apariencia de “juguete”; deben ser lo más parecido posible a una bicicleta de adultos en solidez, con un cuadro sólido, llantas… y en equipamientos: claxon, reflectavtes, frenos…

Tenemos también las bicicletas de montaña o todo terreno (BTT). Estas bicis sólidas donde las haya son adecuadas para rutas de montaña o terrenos quebrados. Suelen tener muchas relaciones de transmisión –muchos cambios- para facilitar las subidas por terrenos pendientes y cuadros sólidos que resisten vibraciones y fatiga. Sus neumáticos son anchos y con tacos para agarrarse a los terrenos difíciles. Todas estas características hacen a este tipo de bicicletas poco adecuadas para la ciudad y el asfalto. Sin embargo, paradójicamente, estas son o han sido hasta ahora, las bicicletas más vendidas en España.

Las bicis de carretera, en cambio, están diseñadas para la velocidad. Su cuadro es muy alto y muy ligero: nuevos materiales ligeros y resistentes como la fibra de carbono, se ponen al servicio del cronómetro para arrancar unos segundos y, literalmente, “volar” sobre el asfalto, con sus neumáticos muy finos y la posición aerodinámica del manillar para ofrecer la menor resistencia posible al aire.

Si lo que buscamos en una bici para la cuidad, hemos de fijarnos en las bicis “de paseo” de toda la vida, que han evolucionado hacia una bici urbana. Diseñadas para un uso cotidiano, utilizadas por millones de personas en el mundo, buscan sobre todo la comodidad y la seguridad. La comodidad en la posición del asiento respecto al manillar que facilita una posición erguida de la espalda para estar más atentos al tráfico que nos rodea. También se busca la comodidad en el equipamiento de serie que traen estas bicis: cubrecadenas para no mancharse la ropa con las salpicaduras de grasa de la cadena; guarda-faldas para poder utilizar la bici con la ropa de diario; cestos o alforjas para el transporte de efectos personales; candados… Sin olvidarnos de los elementos de seguridad, como el timbre o las luces –obligatorios en nuestro país- y los reflectantes.

Dentro de las bicis urbanas, podemos destacar las bicicletas plegables, un tipo de bicicleta en auge. De alguna manera, nos recuerdan a aquellas bicis plegables que nuestros padres metían en el maletero de los coches para las vacaciones… pero las bicis plegables de hoy en día son el resultado de la innovación y el diseño. Son muy versátiles, ligeras y fáciles de manejar; ocupan muy poco espacio: se guardan en lugares pequeños. Se pueden llevar en el maletero del coche y se combinan muy fácilmente con los transportes públicos. Si queremos una de estas bicis, deberemos tener en cuenta su solidez, su resistencia y su buen diseño.

En la ciudad, crecen ahora mismo varias tendencias más “tribales” y minoritarias, pero que están ahí. Son las bicicletas BMX, o bicis acrobáticas de ruedas pequeñas, para saltos, giros y demás piruetas. Las “fixies”, bicicletas de piñón fijo, ágiles y ligeras que nos trasladan a la ciudad de Nueva York. Muy a la moda últimamente, sus usuarios suelen ser jóvenes urbanitas. Y, por último, las “cruisers”, bicicletas de las playas de California, con sus manillares caprichosos.

En otros espacios hablaremos de las bicis de cicloturismo y de su equipamiento y de la novedad de las bicis eléctricas.

El audio del programa Gente de Cantabria de Onda Cero del día 23/12:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas info

ACEPTAR
Aviso de cookies