La cruzada ciclista de la DGT

La Fiscalía quiere decomisar el coche a los conductores «prepotentes» que menosprecien a los usuarios de bicicletas

Es hora de las dos ruedas. Tocó a los motoristas y ahora toca a las bicicletas. Y todo ha sido a raíz de que hace un año el famoso ciclista segoviano Perico Delgado plantara cara a la DGT como representante del sector y protestara públicamente ante el Consejo Superior de Tráfico por la pasividad de la DGT con los usuarios de las bicis. Tráfico tomó nota y ahora parece que empieza a actuar y a escuchar más atentamente las quejas de la Asociación de Ciclistas Profesionales.

El director general de Tráfico, Pere Navarro (a la derecha), durante unas jornadas de seguridad vial celebradas en febrero en Córdoba – Foto: Efe

Los fiscales de seguridad vial también se han unido a la causa hasta el punto de que cualquier acción que ponga en riesgo la seguridad de los ciclistas podría ser considerada delito. Es lo que están discutiendo precisamente cincuenta fiscales especialistas en seguridad vial en unas jornadas que concluyen hoy en Madrid.

A metro y medio
Para empezar, los fiscales son partidarios de decomisar el coche a los conductores «prepotentes» que menosprecien a los ciclistas. Pero, además, hay tres supuestos concretos en los que los agentes de la autoridad van a denunciar y la Fiscalía va a dar orden para que se persigan como delitos. Así ocurrirá cuando un conductor adelante a un grupo de ciclistas a menos de metro y medio de distancia y éstos se vean obligados a realizar una maniobra evasiva o bien pierdan el equilibrio (no hace falta que haya caída).

De esta manera, cualquier situación que genere un riesgo para el ciclista será considerada «acoso viario» y un posible delito contra la seguridad del tráfico por conducción temeraria o negligencia grave. También se perseguirá como tal cuando un grupo de ciclistas con prioridad de paso en una rotonda se vea obligado a dispersarse y a hacer una maniobra evasiva por la irrupción de otro conductor. El pelotón se considera de por sí una unidad móvil y no tiene por qué rectificar su trayectoria.

Lo mismo ocurrirá cuando en un adelantamiento entre dos vehículos, un ciclista que circule por la vía se vea obligado a maniobrar y apartarse de la vía por este adelantamiento.
El secretario general de la Asociación de Ciclistas Profesionales, Alfonso Triviño, mostró ayer su satisfacción por las acciones que está emprendiendo la DGT y la Fiscalía de seguridad vial.
«Es necesario que la sociedad se conciencie de que los ciclistas son los usuarios más vulnerables de las vías, lo mismo que los peatones. Es preciso que se tomen medidas».

Triviño no ocultó su indignación por las situaciones que ahora se generan con la actual normativa. «Sale más barato matar a una persona en accidente que saltarse un semáforo porque en el primer caso, si se llega a un acuerdo entre los familiares de la víctima y la compañía de seguros no hay ninguna multa, no hay juicio, ni tampoco perdida de puntos para la persona que ha matado a un ciclista. Los jueces piensan que cualquiera se puede despistar. Sin embargo, si te saltas un semáforo, aunque no haya muertos, no te salva nadie».

La Dirección General de Tráfico (DGT) quiere que en 2020 haya un millón más de ciclistas que se desplacen de forma habitual en este medio de transporte. También busca que no se incremente su tasa de mortalidad que en este momento está en los 59 fallecidos por millón de habitantes. El objetivo es que la tasa no sea superior a los 37 fallecidos por millón de habitantes. Estos son dos de los objetivos de la estrategia de seguridad vial que se va a desarrollar hasta 2020. Para ello, la DGT prevé reformar el Reglamento de Circulación para adaptarlo a la nueva realidad.

Del «estorbo» en la vía a la preocupación

«En el actual Reglamento de Circulación, da la impresión de que la bicicleta es un estorbo», llegó a reconocer recientemente el director general de Tráfico, Pere Navarro. Por eso Tráfico piensa dedicar un «apartado especial» en el nuevo reglamento que prevé modificar para regular el uso de la bici. Con ello la DGT no sólo responde a las demandas de los ayuntamientos, sino a las de miles de ciclistas.

De hecho, hace un año Navarro recibió una protesta por escrito, que firmaron 7.000 personas, que se quejaban de la falta de atención a los usuarios de las dos ruedas. Ese pasotismo hasta ese momento con el sector llevó también a Perico Delgado a abandonar el Consejo Superior de Tráfico hace aproximadamente un año. La Asociación de Ciclistas Profesionales ya ha puesto sobre la mesa a Tráfico sus demandas para que se tengan en cuenta en el nuevo reglamento.

La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.mas info

ACEPTAR
Aviso de cookies